viernes, 30 de diciembre de 2011

I'm your man -Leonard Cohen-

EL VIEJO LEONARD COHEN CAMINA SOBRE EL AGUA. AUNQUE UN MAL PENSADO LE ARRUINARÍA EL IDILIO A LAS MUJERES QUE BESAN EL SUELO POR EL QUE ÉL PASA, RECORDANDO AQUEL VIEJO DICHO QUE DICE: LOS HOMBRES LE DECIMOS A LAS MUJERES LO QUE LAS MUJERES QUIEREN ESCUCHAR.
PERO CUANDO TE SUSURRAN AL OÍDO SEMEJANTE MENTIRA... TODOS ESTAMOS OBLIGADOS A CREER.



sábado, 26 de noviembre de 2011

Si me das a elegir, me quedo contigo -MANU CHAO-



Si me das a elegir
Entre tú y mis ideas
aunque yo sin ellas
Soy un hombre perdido

Si me das a elegir
Entre tu y la gloria
Pa que lleve la historia de mi
Por los siglos

Si me das a elegir
Entre tu y ese cielo
Donde libre es el vuelo
Pa llegar al olvido

Si me das a elegir
Me quedo contigo


Porque me he enamorado
Y te quiero y te quiero
solo deseo
Estar a tu lado
Soñar con tus ojos
Besarte los labios

Si me das a elegir
entre tu y la pereza
con esa grandeza
que lleva consigo

Si me das a elegir
me quedo contigo

Porque me he enamorado
Y te quiero y te quiero
solo deseo
Estar a tu lado
Soñar con tus ojos
Besarte los labios

Si me das a elegir
Entre tu y ese cielo
Donde libre es el vuelo
Pa llegar al olvido

Si me das a elegir
me quedo contigo

jueves, 17 de noviembre de 2011

FIONA APPLE, ME GUSTA VERTE BAILAR

Me cansé de ver videos de Fionna Apple mientras bajaba boludeces de internet. En uno aparece hasta el chabón de Green Day, Billy Joe Amstrong. Pero me quedo con este porque me gusta verla bailar totalmente poseída.
Mujeres como Fiona caben pocas en una docena.




martes, 15 de noviembre de 2011

Country Girl - Primal Scream

Este video (que me re copa!), me hace pensar en muchas cosas (la mente funciona así: asociando boludeces) y lo último que se me vino a la cabeza (ahora que subo el video) es un poema del viejo Bukowski: La mujer de un hombre (posteado en este blog). Yo pensé que ese poema era perfecto, pero claro, la perfección no existe. Yo (con todo respeto), lo modificaría (para dejarlo más imperfecto todavía). Y la bombacha rosa pasaría a ser blanca con voladitos, y el aliento a salame, lo cambio por Jack Daniels. Y por supuesto, la mujer de un hombre no sería una puta, sino una humilde country girl, "un poquito borracha, un poquito tonta y un poquito loca". Charles Bukoski dixit.


viernes, 28 de octubre de 2011

The Casualties


MI BUEN PUNK, SIEMPRE SACUDIENDO EL TEDIO DE LOS DÍAS, POR QUÉ NO DECIRLO: DE MIERDA
QUÉ LINDA MINA LA DE LA FOTO. ESTÁ MA´BUENA QUE LA MUCHACHA PUNK DE FOGWILL:"EN DICIEMBRE DE 1978 hice el amor con una muchacha punk"




Mierda mierda mierda - Es La Musica De Hoy DÍa
Mierda mierda mierda - Hay Que Hacer un Cambio
Mierda mierda mierda - Sus Letras Son Tonteras
Mierda mierda mierda - Que La Musica de huelga

Escucha Los Sonidos De poetas de hoy dia
Todos De Gira Sin Alma y Corazon
Los Que estan arriba, te roban tu dinero
Los que estan abajo, tu nunca les importa

no! En la tele es infierno para mi
tu! que empezaste tu boca se hizo grande
tu! mentiroso no pierdas el tiempo
Subete arriba y te enseño como hacerlo


Punk! Musica Fuerte y Dura es el Punk!
Musica Fuerte y Dura es el Punk!
Musica Fuerte y Dura es el Punk!
Musica Fuerte y Dura

Mierda mierda mierda - Es La Musica De Hoy Dia
Mierda mierda mierda - Hay Que Hacer un Cambio
Mierda mierda mierda - Sus Letras Son Tonteras
Mierda mierda mierda - Que La Musica de huelga

Escucha Los Sonidos De poetas de hoy dia
Todos De Gira Sin Alma y Corazon
Los Que estan arriba, te roban tu dinero
Los que estan abajo, tu no les importa

no! En la tele es infierno para mi
tu! que empezaste tu boca se hizo grande
tu! mentiroso no pierdas el tiempo
Subete arriba y te enseño como hacerlo!

Punk! Guitarras Rapidas y Pobres es el Punk!
Guitarras Rapidas y Pobres es el Punk!
Guitarras Rapidas y Pobres es el Punk!
Guitarras Rapidas y Pobres

Trae de regreso los dias de Eskorbuto
Canciones de Kortatu, La Polla Y Ramones
Y Con Respeto Saludo A Dos Minutos
Y Con Coraje Les Canto Estas Canciones

Yo! Los Rebeldes con las ropas tan rotas
Yo! Los que no tienen leyes ni reglas
Yo! el q grita y suda en conciertos
Yo! Subete Arriba y Enseño Como Hacerlo

Punk! Musica Fuerte y Dura es el Punk!
Musica Fuerte y Dura es el Punk!
Musica Fuerte y Dura es el Punk!
Musica Fuerte y Dura

Si alguien se copó baja el cd acá:enlalineadelfrent

lunes, 17 de octubre de 2011

EMBRIAGAOS -CHARLES BAUDELAIRE-



Es preciso estar siempre ebrio.
A esto se reduce todo. Y no hay más. Para no sentir
la horrible carga del tiempo, que abruma
vuestros hombros y encorva vuestras espaldas,
es preciso embriagarse sin tregua.
Y ¿con qué? Con vino, con poesía o con virtud,
como gustéis. Pero embriagaos.
Y si alguna vez, en la escalinata de un palacio,
en la verde hierba de una zanja
o en la melancólica soledad de vuestro cuarto,
despertáis, desvanecida o disminuída
ya la embriaguez, preguntadle al viento, a la ola,
a la estrella, al pájaro, al reloj, a todo lo que huye,
a todo lo que murmura, a todo lo que rueda,
a todo lo que canta, a todo lo que habla,
preguntadle qué hora es,
y el viento, y la ola, y la estrella, y el pájaro,
y el reloj, os dirán: "¡La hora de embriagarse!
¡Para no ser los martirizados esclavos del tiempo,
embriagaos sin cesar!
Con vino, con poesía o con virtud,
como gustéis.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

DEJE DE MIRARME LAS TETAS, SEÑOR -CHARLES BUKOWSKI-




Big Bart era el tío más salvaje del Oeste. Tenía la pistola más veloz del Oeste, y se había follado mayor variedad de mujeres que cualquier otro tío en el Oeste. No era aficionado a bañarse, ni a la mierda de toro, ni a discutir, ni a ser un segundón. También era guía de una caravana de emigrantes, y no había otro hombre de su edad que hubiese matado más indios, o follado más mujeres, o matado más hombres blancos.

Big Bart era un tío grande y él lo sabía y todo el mundo lo sabía. Incluso sus pedos eran excepcionales, más sonoros que la campana de la cena; y estaba además muy bien dotado, un gran mango siempre tieso e infernal. Su deber consistía en llevar las carretas a través de la sabana sanas y salvas, fornicar con las mujeres, matar a unos cuantos hombres, y entonces volver al Este a por otra caravana. Tenía una barba negra, unos sucios orificios en la nariz, y unos radiantes dientes amarillentos.


Acababa de metérsela a la joven esposa de Billy Joe, la estaba sacando los infiernos a martillazos de polla mientras obligaba a Billy Joe a observarlos. Obligaba a la chica a hablarle a su marido mientras lo hacían. Le obligaba a decir:


—¡Ah, Billy Joe, todo este palo, este cuello de pavo me atraviesa desde el coño hasta la garganta, no puedo respirar, me ahoga! ¡Sálvame, Billy Joe! ¡No, Billy Joe, no me salves! ¡Aaah!


Luego de que Big Bart se corriera, hizo que Billy Joe le lavara las partes y entonces salieron todos juntos a disfrutar de una espléndida cena a base de tocino, judías y galletas.


Al día siguiente se encontraron con una carreta solitaria que atravesaba la pradera por sus propios medios. Un chico delgaducho, de unos dieciséis años, con un acné cosa mala, llevaba las riendas. Big Bart se acercó cabalgando.


—¡Eh, chico! —dijo.


El chico no contestó.


—Te estoy hablando, chaval...


—Chúpame el culo —dijo el chico.


—Soy Big Bart.


—Chúpame el culo.


—¿Cómo te llamas, hijo?


—Me llaman «El Niño».


—Mira, Niño, no hay manera de que un hombre atraviese estas praderas con una sola carreta.


—Yo pienso hacerlo.


—Bueno, son tus pelotas, Niño —dijo Big Bart, y se dispuso a dar la vuelta a su caballo, cuando se abrieron las cortinas de la carreta y apareció esa mujercita, con unos pechos increíbles, un culo grande y bonito, y unos ojos como el cielo después de la lluvia. Dirigió su mirada hacia Big Bart, y el cuello de pavo se puso duro y chocó contra el torno de la silla de montar.


—Por tu propio bien, Niño, vente con nosotros.


—Que te den por el culo, viejo —dijo el chico—. No hago caso de avisos de viejos follamadres con los calzoncillos sucios.


—He matado a hombres sólo porque me disgustaba su mirada.


El Niño escupió al suelo. Entonces se incorporó y se rascó los cojones.


—Mira, viejo, me aburres. Ahora desaparece de mi vista o te voy a convertir en una plasta de queso suizo.


—Niño —dijo la chica asomándose por encima de él, saliéndosele una teta y poniendo cachondo al sol—. Niño, creo que este hombre tiene razón. No tenemos posibilidades contra esos cabronazos de indios si vamos solos. No seas gilipollas. Dile a este hombre que nos uniremos a ellos.


—Nos uniremos —dijo el Niño.


—¿Cómo se llama tu chica? —preguntó Big Bart.


—Rocío de Miel —dijo el Niño.


—Y deje de mirarme las tetas, señor —dijo Rocío de Miel— o le voy a sacar la mierda a hostias.


Las cosas fueron bien por un tiempo. Hubo una escaramuza con los indios en Blueball Canyon. 37 indios muertos, uno prisionero. Sin bajas americanas. Big Bart le puso una argolla en la nariz...


Era obvio que Big Bart se ponía cachondo con Rocío de Miel. No podía apartar sus ojos de ella. Ese culo, casi todo por culpa de ese culo. Una vez mirándola se cayó de su caballo y uno de los cocineros indios se puso a reír. Quedó un sólo cocinero indio.


Un día Big Bart mandó al Niño con una partida de caza a matar algunos búfalos. Big Bart esperó hasta que desaparecieron de la vista y entonces se fue hacia la carreta del Niño. Subió por el sillín, apartó la cortina, y entró. Rocío de Miel estaba tumbada en el centro de la carreta masturbándose.


—Cristo, nena —dijo Big Bart—. ¡No lo malgastes!


—Lárgate de aquí —dijo Rocío de Miel sacando el dedo de su chocho y apuntando a Big Bart—. ¡Lárgate de aquí echando leches y déjame hacer mis cosas!


—¡Tu hombre no te cuida lo suficiente, Rocío de Miel!


—Claro que me cuida, gilipollas, sólo que no tengo bastante. Lo único que ocurre es que después del período me pongo cachonda.


—Escucha, nena...


—¡Que te den por el culo!


—Escucha, nena, contempla...


Entonces sacó el gran martillo. Era púrpura, descapullado, infernal, y basculaba de un lado a otro como el péndulo de un gran reloj. Gotas de semen lubricante cayeron al suelo.


Rocío de Miel no pudo apartar sus ojos de tal instrumento. Después de un rato


dijo:


—¡No me vas a meter esa condenada cosa dentro!


—Dilo como si de verdad lo sintieras, Rocío de Miel.


—¡NO VAS A METERME ESA CONDENADA COSA DENTRO!


—¿Pero por qué? ¿Por qué? ¡Mírala!


—¡La estoy mirando!


—¿Pero por qué no la deseas?


—Porque estoy enamorada del Niño.


—¿Amor? —dijo Big Bart riéndose—. ¿Amor? ¡Eso es un cuento para idiotas! ¡Mira esta condenada estaca! ¡Puede matar de amor a cualquier hora!


—Yo amo al Niño, Big Bart.


—Y también está mi lengua —dijo Big Bart—. ¡La mejor lengua del Oeste!


La sacó e hizo ejercicios gimnásticos con ella.


—Yo amo al Niño —dijo Rocío de Miel.


—Bueno, pues jódete —dijo Big Bart y de un salto se echó encima de ella. Era un trabajo de perros meter toda esa cosa, y cuando lo consiguió, Rocío de Miel gritó. Había dado unos siete caderazos entre los muslos de la chica, cuando se vio arrastrado rudamente hacia atrás.


ERA EL NIÑO, DE VUELTA DE LA PARTIDA DE CAZA.


—Te trajimos tus búfalos, hijoputa. Ahora, si te subes los pantalones y sales afuera, arreglaremos el resto...


—Soy la pistola más rápida del Oeste —dijo Big Bart.


—Te haré un agujero tan grande, que el ojo de tu culo parecerá sólo un poro de la piel —dijo el Niño—. Vamos, acabemos de una vez. Estoy hambriento y quiero cenar. Cazar búfalos abre el apetito...


Los hombres se sentaron alrededor del campo de tiro, observando. Había una tensa vibración en el aire. Las mujeres se quedaron en las carretas, rezando, masturbándose y bebiendo ginebra. Big Bart tenía 34 muescas en su pistola, y una fama infernal. El Niño no tenía ninguna muesca en su arma, pero tenía una confianza en sí mismo que Big Bart no había visto nunca en sus otros oponentes. Big Bart parecía el más nervioso de los dos. Se tomó un trago de whisky, bebiéndose la mitad de la botella, y entonces caminó hacia el Niño.


—Mira, Niño...


—¿Sí, hijoputa...?


—Mira, quiero decir, ¿por qué te cabreas?


—¡Te voy a volar las pelotas, viejo!


—¿Pero por qué?


—¡Estabas jodiendo con mi mujer, viejo!


—Escucha, Niño, ¿es que no lo ves? Las mujeres juegan con un hombre detrás de otro. Sólo somos víctimas del mismo juego.


—No quiero escuchar tu mierda, papá. ¡Ahora aléjate y prepárate a desenfundar!


—Niño...


—¡Aléjate y listo para disparar!


Los hombres en el campo de fuego se levantaron. Una ligera brisa vino del Oeste oliendo a mierda de caballo. Alguien tosió. Las mujeres se agazaparon en las carretas, bebiendo ginebra, rezando y masturbándose. El crepúsculo caía.


Big Bart y el Niño estaban separados 30 pasos.


—Desenfunda tú, mierda seca —dijo el Niño—, desenfunda, viejo de mierda, sucio rijoso.


Despacio, a través de las cortinas de una carreta, apareció una mujer con un rifle. Era Rocío de Miel. Se puso el rifle al hombro y lo apoyó en un barril.


—Vamos, violador cornudo —dijo el Niño—. ¡DESENFUNDA!


La mano de Big Bart bajó hacia su revolver. Sonó un disparo cortando el crepúsculo. Rocío de Miel bajó su rifle humeante y volvió a meterse en la carreta. El Niño estaba muerto en el suelo, con un agujero en la nuca. Big Bart enfundó su pistola sin usar y caminó hacia la carreta. La luna estaba ya alta.


FIN



ESTE CUENTO SE LO HICE LEER HACE AÑOS , VIA MESSENGER, A MI AMIGO CRASH. NOS MORIMOS DE LA RISA. EL BASTARDO PENSÓ QUE EL TÍTULO DEL CUENTO LO HABÍA INVENTADO YO. Y QUIZÁS SIGA PENSANDO LO MISMO. ^_^





domingo, 18 de septiembre de 2011

EL DECAMERÓN Giovanni Boccaccio Italia: 1313-1375





En la ciudad de Cafsa, en Berbería, hubo hace tiempo un hombre riquísimo que, entre otros hijos, tenía una hijita hermosa y donosa cuyo nombre era Alibech; la cual, no siendo cristiana y oyendo a muchos cristianos que en la ciudad había alabar mucho la fe cristiana y el servicio de Dios, un día preguntó a uno de ellos en qué materia y con menos impedimentos pudiese servir a Dios. El cual le repuso que servían mejor a Dios aquellos que más huían de las cosas del mundo, como hacían quienes en las soledades de los desiertos de la Tebaida se habían retirado. La joven, que simplicísima era y de edad de unos catorce años, no por consciente deseo sino por un impulso pueril, sin decir nada a nadie, a la mañana siguiente hacia el desierto de Tebaida, ocultamente, sola, se encaminó; y con gran trabajo suyo, continuando sus deseos, después de algunos días a aquellas soledades llegó, y vista desde lejos una casita, se fue a ella, donde a un santo varón encontró en la puerta, el cual, maravillándose de verla allí, le preguntó qué es lo que andaba buscando. La cual repuso que, inspirada por Dios, estaba buscando ponerse a su servicio, y también quién le enseñara cómo se le debía servir. El honrado varón, viéndola joven y muy hermosa, temiendo que el demonio, si la retenía, lo engañara, le alabó su buena disposición y, dándole de comer algunas raíces de hierbas y frutas silvestres y dátiles, y agua a beber, le dijo:
-Hija mía, no muy lejos de aquí hay un santo varón que en lo que vas buscando es mucho mejor maestro de lo que soy yo: irás a él.

Y le enseñó el camino; y ella, llegada a él y oídas de éste estas mismas palabras, yendo más adelante, llegó a la celda de un ermitaño joven, muy devota persona y bueno, cuyo nombre era Rústico, y la petición le hizo que a los otros les había hecho. El cual, por querer poner su firmeza a una fuerte prueba, no como los demás la mandó irse, o seguir más adelante, sino que la retuvo en su celda; y llegada la noche, una yacija de hojas de palmera le hizo en un lugar, y sobre ella le dijo que se acostase. Hecho esto, no tardaron nada las tentaciones en luchar contra las fuerzas de éste, el cual, encontrándose muy engañado sobre ellas, sin demasiados asaltos volvió las espaldas y se entregó como vencido; y dejando a un lado los pensamientos santos y las oraciones y las disciplinas, a traerse a la memoria la juventud y la hermosura de ésta comenzó, y además de esto, a pensar en qué vía y en qué modo debiese comportarse con ella, para que no se apercibiese que él, como hombre disoluto, quería llegar a aquello que deseaba de ella.

Y probando primero con ciertas preguntas que no había nunca conocido a hombre averiguó, y que tan simple era como parecía, por lo que pensó cómo, bajo especie de servir a Dios, debía traerla a su voluntad. Y primeramente con muchas palabras le mostró cuán enemigo de Nuestro Señor era el diablo, y luego le dio a entender que el servicio que más grato podía ser a Dios era meter al demonio en el infierno, adonde Nuestro Señor lo había condenado. La jovencita le preguntó cómo se hacía aquello; Rústico le dijo:

-Pronto lo sabrás, y para ello harás lo que a mí me veas hacer. Y empezó a desnudarse de los pocos vestidos que tenía, y se quedó completamente desnudo, y lo mismo hizo la muchacha; y se puso de rodillas a guisa de quien rezar quisiese y contra él la hizo ponerse a ella. Y estando así, sintiéndose Rústico más que nunca inflamado en su deseo al verla tan hermosa, sucedió la resurrección de la carne; y mirándola Alibech, y maravillándose, dijo:

-Rústico, ¿qué es esa cosa que te veo que así se te sale hacia afuera y yo no la tengo?

-Oh, hija mía -dijo Rústico-, es el diablo de que te he hablado; ya ves, me causa grandísima molestia, tanto que apenas puedo soportarlo.

Entonces dijo la joven:

-Oh, alabado sea Dios, que veo que estoy mejor que tú, que no tengo yo ese diablo.

Dijo Rústico:

-Dices bien, pero tienes otra cosa que yo no tengo, y la tienes en lugar de esto.

Dijo Alibech:

-¿El qué?

Rústico le dijo:

-Tienes el infierno, y te digo que creo que Dios te haya mandado aquí para la salvación de mi alma, porque si ese diablo me va a dar este tormento, si tú quieres tener de mí tanta piedad y sufrir que lo meta en el infierno, me darás a mí grandísimo consuelo y darás a Dios gran placer y servicio, si para ello has venido a estos lugares, como dices.

La joven, de buena fe, repuso:

-Oh, padre mío, puesto que yo tengo el infierno, sea como queréis.

Dijo entonces Rústico:

-Hija mía, bendita seas. Vamos y metámoslo, que luego me deje estar tranquilo.

Y dicho esto, llevada la joven encima de una de sus yacijas, le enseñó cómo debía ponerse para poder encarcelar a aquel maldito de Dios. La joven, que nunca había puesto en el infierno a ningún diablo, la primera vez sintió un poco de dolor, por lo que dijo a Rústico:

-Por cierto, padre mío, mala cosa debe ser este diablo, y verdaderamente enemigo de Dios, que aun en el infierno, y no en otra parte, duele cuando se mete dentro.

Dijo Rústico:

-Hija, no sucederá siempre así.

Y para hacer que aquello no sucediese, seis veces antes de que se moviesen de la yacija lo metieron allí, tanto que por aquella vez le arrancaron tan bien la soberbia de la cabeza que de buena gana se quedó tranquilo. Pero volviéndole luego muchas veces en el tiempo que siguió, y disponiéndose la joven siempre obediente a quitársela, sucedió que el juego comenzó a gustarle, y comenzó a decir a Rústico:

-Bien veo que la verdad decían aquellos sabios hombres de Cafsa, que el servir a Dios era cosa tan dulce; y en verdad no recuerdo que nunca cosa alguna hiciera yo que tanto deleite y placer me diese como es el meter al diablo en el infierno; y por ello me parece que cualquier persona que en otra cosa que en servir a Dios se ocupa es un animal.

Por la cual cosa, muchas veces iba a Rústico y le decía:

-Padre mío, yo he venido aquí para servir a Dios, y no para estar ociosa; vamos a meter el diablo en el infierno.

Haciendo lo cual, decía alguna vez:

-Rústico, no sé por qué el diablo se escapa del infierno; que si estuviera allí de tan buena gana como el infierno lo recibe y lo tiene, no se saldría nunca.

Así, tan frecuentemente invitando la joven a Rústico y consolándolo al servicio de Dios, tanto le había quitado la lana del jubón que en tales ocasiones sentía frío en que otro hubiera sudado; y por ello comenzó a decir a la joven que al diablo no había que castigarlo y meterlo en el infierno más que cuando él, por soberbia, levantase la cabeza:

-Y nosotros, por la gracia de Dios, tanto lo hemos desganado, que ruega a Dios quedarse en paz.

Y así impuso algún silencio a la joven, la cual, después de que vio que Rústico no le pedía más meter el diablo en el infierno, le dijo un día:

-Rústico, si tu diablo está castigado y ya no te molesta, a mí mi infierno no me deja tranquila; por lo que bien harás si con tu diablo me ayudas a calmar la rabia de mi infierno, como yo con mi infierno te he ayudado a quitarle la soberbia a tu diablo.

Rústico, que de raíces de hierbas y agua vivía, mal podía responder a los envites; y le dijo que muchos diablos querrían poder tranquilizar al infierno, pero que él haría lo que pudiese; y así alguna vez la satisfacía, pero era tan raramente que no era sino arrojar un haba en la boca de un león; de lo que la joven, no pareciéndole servir a Dios cuanto quería, mucho rezongaba. Pero mientras que entre el diablo de Rústico y el infierno de Alibech había, por el demasiado deseo y por el menor poder, esta cuestión, sucedió que hubo un fuego en Cafsa en el que en la propia casa ardió el padre de Alibech con cuantos hijos y demás familia tenía; por la cual cosa Alibech de todos sus bienes quedó heredera. Por lo que un joven llamado Neerbale, habiendo en magnificencias gastado todos sus haberes, oyendo que ésta estaba viva, poniéndose a buscarla y encontrándola antes de que el fisco se apropiase de los bienes que habían sido del padre, como de hombre muerto sin herederos, con gran placer de Rústico y contra la voluntad de ella, la volvió a llevar a Cafsa y la tomó por mujer, y con ella de su gran patrimonio fue heredero. Pero preguntándole las mujeres que en qué servía a Dios en el desierto, no habiéndose todavía Neerbale acostado con ella, repuso que le servía metiendo al diablo en el infierno y que Neerbale había cometido un gran pecado con haberla arrancado a tal servicio. Las mujeres preguntaron:

-¿Cómo se mete al diablo en el infierno?

La joven, entre palabras y gestos, se los mostró; de lo que tanto se rieron que todavía se ríen, y dijeron:

-No estés triste, hija, no, que eso también se hace bien aquí, Neerbale bien servirá contigo a Dios Nuestro Señor en eso.

Luego, diciéndoselo una a otra por toda la ciudad, hicieron famoso el dicho de que el más agradable servicio que a Dios pudiera hacerse era meter al diablo en el infierno; el cual dicho, pasado a este lado del mar, todavía se oye. Y por ello vosotras, jóvenes damas, que necesitáis la gracia de Dios, aprended a meter al diablo en el infierno, porque ello es cosa muy grata a Dios y agradable para las partes, y mucho bien puede nacer de ello y seguirse.

FIN


DÓNDE QUEDÓ ESE CUENTO DEL AMOR CORTÉS...

viernes, 2 de septiembre de 2011

perfec day -Lou Reed-

Esta canción tiene, como dijo Rodrigo Fresán de Tokio Blues, "algo de hipnótico y opiáceo". De mi película favorita Trainspotting. Me transporta...







sábado, 20 de agosto de 2011

Manual para salvar el odio. CORTÁZAR



Cuando ella o él te dejen, no perdones,
niégate a comprenderlo.
Cultiva bien tu odio, nunca seas
generoso en palabras o en olvido.

Cuando ella o él te dejen, nunca digas
adiós, o qué vamos a hacerle.
Maldice cada letra de su nombre.
Y júrale odio eterno mirándole a los ojos.

Cuando ella o él te dejen, nunca creas
ni justificaciones ni promesas
y busca las palabras más hirientes,
el insulto más infame que conozcas.

Cuando ella o él te dejen, nunca juegues
a ser Rick perdido en Casablanca.
Provoca llanto, dolor, remordimientos
y que el adiós te corte igual que una cuchilla.

Porque cuando ella o él te dejan, habrá alguien
tarde o temprano esperando en otra esquina
y volverán a gozar en otros brazos
y dirán “te amo”. Y “ven, dámelo todo”.

Y olvidarán. ¿Para qué, entonces,
mentir? Que ella o él se lleven
“aunque dure bien poco” nuestro odio
igual que una bandera. Para siempre.

viernes, 19 de agosto de 2011

Lucian Freud

El nieto del viejo Sigmund Freud.











JEAN-MICHEL BASQUIAT (1960 - 1988)













bueno, este fue Basquiat. Las dos últimas son mis favoritas.

HOY, EN EL DÍA DEL SEÑOR DE 29 DE DICIEMBRE DE 2011, QUIERO AGREGAR UN TATOO QUE SE HIZO MI AMIGOTE PITU, QUE PARA MI TIENE UNA CLARA INFLUENCIA DE J.M.B.

domingo, 14 de agosto de 2011

the more you ignore me, the closer i get - MORRISSEY

The more you ignore me
The closer I get
You're wasting your time
The more you ignore me the closer I get
You're wasting your time

I will be
In the bar
With my head on the bar
I am now
A central part
Of your mind's landscape
Whether you care
Or do not
Yeah, I've made up your mind

The more you ignore me
The closer I get
You're wasting your time

Beware!
I bear more grudges
Than lonely high court judges
When you sleep
I will creep into your thoughts
Like a bad debt that you can't pay
Take the easy way
And give in
Yeah, and let me in
Oh, let me in

It's war
It's war
It's war...



BUENO, ME TENÍA QUE SACAR EL MAL SABOR DE BOCA QUE ME DEJÓ ESTA FIESTA CÍVICA (PINCHE FIESTA). GRACIAS MORRISSEY. PERO IGUAL PIENSO POR QUIÉN HABRÁ VOTADO AQUELLA MINITA QUE ME VOLVÍA TAN LOCO, Y QUE ME HABLABA DE TENER CONCIENCIA SOCIAL, POLÍTICA, ESA PENDEJITA QUE QUERÍA SER PERIODISTA. ¿POR LA IZQUIERDA? ¿POR LA PRESIDENTA? NO SÉ, YO, POR MI PARTE... VOTÉ POR LA IZQUIERDA (SIGO SIENDO ESA COSA ILUSA Y PESIMISTA CONDENADO A ELEGIR PARA LA MIÉRCOLES)ESTA CANCIÓN ERA 100% TUYA (TE HABLO A VOS) AHORA EL 1% ME CORRESPONDE. ¡DE VOS, PENDEJITA HERMOSA, PARA MÍ! ESTE GRITO:
Yeah, I've made up your mind.

BUE... UN TOKE

jueves, 28 de julio de 2011

Cover "Hurt" By "Johnny Cash".

HURT

I hurt myself today
to see if I still feel
I focus on the pain
the only thing that's real
the needle tears a hole
the old familiar sting
try to kill it all away
but I remember everything
what have I become?
my sweetest friend
everyone I know
goes away in the end
and you could have it all
my empire of dirt

I will let you down
I will make you hurt

I wear this crown of thorns
upon my liar's chair
full of broken thoughts
I cannot repair
beneath the stains of time
the feelings disappear
you are someone else
I am still right here

what have I become?
my sweetest friend
everyone I know
goes away in the end
and you could have it all
my empire of dirt

I will let you down
I will make you hurt

if I could start again
a million miles away
I would keep myself
I would find a way


LA TRADUCCIÓN DEL VIDEO NO ES DE LO MEJOR, PERO ERA LA ÚNICA QUE ME PERMITÍA "INSERTAR". ES LO QUE HAY...
OTRO COVER QUE ME GUSTA MUCHO, Y QUE TAMBIÉN INVITA A UN TIRO EN LA CABEZA, ES "IN MY LIFE". PERO LA TRADUCCIÓN NO SOLAMENTE ES MEDIANA, SINO QUE ESTÁ DESINCRONIZADA. IGUAL, Y POR SUERTE, SOBRA CASH EN LA WEB.

martes, 10 de mayo de 2011

LA MUJER DE UN HOMBRE -CHARLES BUKOWSKI-



el sueño de un hombre
es una puta con un diente de oro
y portaligas,
perfumada
con pestañas postizas
maquillaje
aros
bombacha rosa
aliento a salame
tacos altos
largas medias con un punto
ligeramente corrido detrás de la
pierna izquierda,
un poquito gorda,
un poquito borracha,
un poquito tonta y un poquito loca,
que no diga chistes verdes
y que tenga 3 verrugas en la espalda
y que finja disfrutar la música clásica
y que se quede una semana
sólo una semana
y que lave los platos y cocine y te coja y te la chupe
y que barra el piso de la cocina
y que no muestre ninguna foto de sus hijos
o hable de su ex-marido o marido
o de dónde fue a la escuela o dónde nació
o porque estuvo en la cárcel la última vez
o de quién está enamorada,
que se quede una semana
sólo una semana
y haga lo que tenga que hacer
y se vaya y nunca
vuelva

olvidándose un aro
en la mesa de luz

domingo, 8 de mayo de 2011

El recuerdo del gran Bob Marley por Olé



Hombre de Olé bajo el brazo, me encontré con este gratísimo recuerdo del gran Bob:

Mariano Murphy mmurphy@ole.com.ar - Andrés Bernoldi abernoldi@ole.com.ar
| 08-05-2011

El miércoles se cumple el 30° aniversario de la muerte de Bob Marley, fana del fútbol y jugador de alto vuelo. Se lesionó jugando y de la herida brotó un cáncer que lo mató. Hoy, es leyenda.

Cuando Bob Marley murió a los 36 años, fue enterrado con unos brotes de cannabis, su guitarra Gibson Les Paul, la biblia del movimiento rasta y una pelota. Cosa de fumón: el tipo que no hizo ni una sola mención al fútbol en sus canciones, el tipo que nunca hubiera pasado un control antidoping, el tipo que nació en un país que figura arriba en los rankings de pobreza y abajo en los rankings FIFA, fue un fanático del fútbol.

El libro “Bob Marley: Songs of Freedom” cuenta que durante las grabaciones, y hasta en los instantes previos a los conciertos, Marley descargaba tensiones jugando a la pelota. Con su banda, The Wailers, solía armar porros y fulbitos en los hoteles. Era tan fanático que el micro que lo transportaba en las giras estaba equipado con una tele para ver los partidos. Incluso, tuvo de manager a una de las máximas glorias del fútbol jamaiquino: Alan Skill Cole. Cole fue el primer hombre nacido en la isla que jugó en Brasil, cuando firmó para el Náutico en los 70. En julio de 2007, estuvo preso por tenencia (no tenencia de pelota, sino de marihuana). Hoy, a los 60 años, le cuenta a Olé : “A Bob le gustaba ser centrodelantero o volante creativo. Una vez jugamos juntos en el National Stadium de Jamaica y para él fue cumplir un sueño. Incluso en la entrada del estadio se levantó una estatua en su honor”.

One love.

El Boys Town FC es un club de Jamaica. Camiseta roja. Futuro negro. Está en una de las zonas más marginales de la capital. Tiene tres títulos de la Liga local, apenas una tribunita en su estadio y 75 seguidores en Facebook. Bob Marley fue hincha de este club ubicado en Trenchtown. Allí se crió entre chicos que antes que ser futbolistas sueñan con ser atletas olímpicos como Usain Bolt o, al menos, con correr más rápido que la Policía. Sin embargo, él creció persiguiendo una número cinco. ¿Cómo puede ser que en un país como Jamaica, donde el fútbol es semiprofesional, le hubiera gustado tanto este deporte? “Será por los genes de mi padre”, solía decir. Claro, su padre fue un capitán de navío inglés. Se llamaba Norval Sinclair Marley y tenía 50 años cuando dejó embarazada a Cedella, una joven negra de 18. La relación duró menos que un faso en las manos del joven Bob. Así, creció sin papá, en un ghetto, rodeado de miseria. Sus biografías cuentan que cuando no estaba trompeándose en las calles, jugaba a la pelota o cantaba. “No sé qué le gustaba más, si la música o el fútbol”, dijo alguna vez Carl Brown, ex integrante de la selección jamaiquina entre los años 70 y 80.

Alan Skill Cole, por su parte, cuenta que Marley fue un admirador del fútbol brasileño y que Pelé fue su gran ídolo. Es que su muerte en 1981 lo privó de ver a ese otro artista que barrió con la música de su tiempo: el Diego. ¿Cuántas paredes hubieran tirado estos dos volantes creativos? ¿Cuántos barriletes cósmicos hubieran remontado? Reggae y regate.

No hay dudas: como al propio Diego, a Marley también le hubieran cortado las piernas en un antidoping: la mayor parte de su vida la pasó fumando marihuana. La otra, la dedicó nada menos que a revolucionar la música. Entre tanto, tuvo tiempo para hacerse los dreadlocks, abrazar la religión rastafari y abrazar una infinidad de mujeres: desde su esposa oficial, la jamaiquina Rita Anderson, hasta la Miss Mundo Cindy Breakspeare, pasando por la campeona caribeña de ping pong, Anita Bellnavis. Y tanto amor desparramó que tuvo hijos como para armar un picadito de fútbol: 14. Todo en Marley es así, desaforado: mujeres, hijos, hits, goles. Ahí están One love, No woman no cry, Redemption song y tantos otros himnos. Ahí está el gol que hace en Brasil. Es 1980. El cantante visita Río de Janeiro. Las crónicas del viaje cuentan que, alojado en el Copacabana Place, lo primero que quiere conocer de la Cidade Maravillosa es la favela Rocinha. También recorre las casas de deportes. Busca camisetas de fútbol, pero la camiseta con la que siempre soñó la consigue en un picadito. Se juega en lo del cantautor brasileño Chico Buarque. Marley integra el equipo con Junior Marvin (guitarrista de The Wailers), el cantante brasileño Toquinho, el propio Buarque, Jacob Miller (otro exponente del reggae que fallecería días después) y Paulo César Cajú, integrante del Brasil campeón en México 70. Lindo equipito para tocar. En la cancha y sobre el escenario. Marley hace un gol. Ganan 3-0. Al final, Cajú le regala la 10 del Santos, la de Pelé. O’ Rei.

I Shot de Sheriff.

Marley gambetea en la cancha y gambetea a la muerte. Son los 70. El jamaiquino ya dejó de ser un negrito de melena llamativa para convertirse en alguien peligroso. No es un rockstar egocéntrico pasado de alcohol y de crack. Es algo peor: un mestizo tercermundista que habla de paz y de liberación. Y a los muchachos de la CIA se les atragantan las rosquillas. Así, lo incluyen en su lista de mala fe: pasa a ser vigilado, considerado un factor desestabilizador en todo el Caribe. En 1976, a dos días de dar un recital por la paz, le declaran la guerra: sufre un atentado en su casa de Jamaica. La balacera le peina las rastas. Poco le importa. Igual sube al escenario y ante 80 mil personas levanta su remera para mostrar las heridas. Y se ríe. Se ríe mucho. Que la sigan fumando.

Get Up, Stand Up.

Paradójico, es jugando al fútbol que Marley no podrá gambetear a la muerte. Todo comienza en abril del 77. En Inglaterra. Durante un partido le pisan el dedo gordo del pie derecho. El dedo le queda destrozado. Los médicos le detectan una forma de melanoma maligno. Le aconsejan que ese dedo debe ser amputado. Marley se niega. Tres años después, el 20 septiembre de 1980, visita Nueva York. Ya es el rey. Vive en el hotel Essex House al Sur del Central Park. El tipo que dormía en un ghetto despierta en la cima del mundo. Y una mañana sale a correr. Pero cae al suelo, desplomado. El cáncer ha avanzado al cerebro, pulmones, hígado. Le dan un mes de vida. No más. Consumido, viaja a Alemania a hacerse atender por un ex médico de la SS. Mejora. Le crece el pelo y hasta vuelve a jugar. Al tiempo cae otra vez. Ya no habrá recuperación. Sólo un deseo: morir en Jamaica. Se toma un avión, pero está grave y en Miami lo atienden de urgencia. Al morir allí, en el hospital Cedar Sinai hace 30 años (se cumplen el 11 de mayo), Marley deja la más maravillosa obra del reggae y a nueve mujeres disputándose su herencia. Entre el desconcierto, los llantos y la primicia mundial, es llevado a Jamaica. La multitud más grande en la historia del Caribe acompaña el cuerpo. Hoy descansa ahí con una pelota. Cosa de genio"




Me queda decir que solamente me abriría una cuenta de Facebook para ser el seguidor número 76 del Boys Town FC. Todo por Bob Marley.

sábado, 23 de abril de 2011

lunes, 7 de marzo de 2011

Manual de combate - Charles Bukowski-




dijeron que Céline era un nazi
dijeron que Pound era un fascista
dijeron que Hamsun era un nazi y un fascista.
pusieron a Dostoievsky frente a un pelotón
de fusilamiento
y mataron a Lorca
le dieron electroshocks a Hemingway
(y vos sabés que se pegó un tiro)
y echaron a Villon de la ciudad (París)
y Maiakovski
desilusionado con el régimen
y luego de una pelea de enamorados,
bueno,
también se pegó un tiro.
Chatterton se tomó veneno de ratas
y funcionó
y algunos dicen que Malcom Lowry se murió
ahogado en su propio vómito
borracho.
Crane se tiró a las hélices
del barco o a los tiburones.

El sol de Harry Crosby era negro.
Berryman prefirió el puente.
Plath no encendió el horno.

Séneca se cortó las muñecas en la
bañera (es la mejor manera:
en agua tibia)
Thomas y Behan se emborracharon
hasta morir y
hay muchos más.
¿y vos querés ser un
escritor?

es esa clase de guerra:
la creación mata,
muchos se vuelven locos,
algunos pierden el rumbo y
no lo pueden hacer
nunca más.
algunos pocos llegan a viejo.
algunos pocos hacen plata.
algunos se mueren de hambre (como Vallejo).
es esa clase de guerra:
bajas por todas partes.

está bien, adelante
hacelo
pero cuando te ataquen
por el lado que no ves
no me vengas con
remordimientos.

ahora me voy a fumar un cigarrillo
en la bañera
y luego me voy a ir a
dormir
¡Eh! viejo, ¿y Arguedas? también mataron a Arguedas, lo dejaron sin fuerza para escribir, y cuando no pudo crear más -o le resultaba doloroso- se pegó un tiro. Ese fue su segundo intento. Todo está en el Zorro de arriba y el zorro de abajo, un librazo.

viernes, 4 de marzo de 2011

MARK RYDEN






































BUENO, ME CANSÉ DE HACER CLICK, SOLAMENTE QUERÍA QUE CONOZCAS A RYDEN, A MÍ MUCHO NO ME COPA, PERO ME RESULTA SUPER INTERESANTE, ADEMÁS, PIENSO QUE SI SIGO VIENDO SU OBRA ME VA A TERMINAR GUSTANDO, PERO POR AHORA NO LLEGAMOS A ESO. BESOS LECHUZA

vegetarianos en el mundo