viernes, 10 de febrero de 2012

Georges Brassen

cuando escuché esta canción me acordé de aquellos versos finales de Amado Nervo: Amé, fui amado, el sol acarició mi faz./ ¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz
Yo le agregaría que viví para escuchar a Brassen


No hay comentarios:

Publicar un comentario

cometario

vegetarianos en el mundo